jueves, 20 de noviembre de 2008

Sarah Bernhardt y los bancos


Durante toda su larga carrera, colmada de triunfos, Sarah Bernhardt nunca confió su dinero a los bancos. Siempre pedía que se le pagara con monedas de oro, las ciales levaba siempre consigo en una bolsita de gamusa. De allí sacaba par pagar a sus servidoes y acreedores, cuando eran muchas las monedas que acumulaba, las guardaba en un baúl el cual estaba debajo de su cama.