miércoles, 10 de junio de 2009

arroba @



En la Edad Media se usaba como una abreviatura de la preposición "ad" (en).

En los primeros sistemas de correo electrónico @ se utilizó por varios motivos: porque era un signo muy reconocible, porque ya se usaba en la informática y porque estaba en los conjuntos básicos de caracteres. Así "fulano@destino.com" se lee "Fulano en destino.com  "

Orígenes del concepto

La @ (arroba), es un antiguo símbolo de medida que representa la unidad de masa que equivale a la cuarta parte de un quintal. Un quintal –antigua unidad de masa y de capacidad usada en España y en Hispanoamérica- representan exactamente 46,0093 Kg. Un @, entonces, equivale a 11,502 Kg exactamente.

El término proviene del árabe, ‘ar-rub’, “cuatro” o “la cuarta parte”. La documentación escrita más antigua que se tiene del símbolo @ data del 1500, de una correspondencia entre mercaderes de Sevilla y Roma, que al detallar el contenido de unos barcos que venían del Nuevo Continente, emplearon ese símbolo para especificar las cantidades que llegaban de especias y vino.

Pero la relación de la @ con el email se debe sólo a la casualidad y el descarte. En 1971, el ingeniero Ray Tomlinson, creador del correo electrónico, necesitaba un símbolo para identificar el nuevo protocolo de comunicación. Del teclado, el único que quedaba libre sin ser usado aún en los lenguajes de programación era precisamente éste: @. “Podría haber sido más fácil usar un corchete, un paréntesis o incluso una coma, pero estos símbolos ya eran usados para otras cosas y de los caracteres que quedaban libres, la @ era el mejor”, contó hace poco Tomlinson. “Además otro punto a favor de este símbolo es que al traducirse como at en inglés daba una sensación de localización”.

 

El primer mensaje de correo electrónico no viajó una gran distancia, apenas un metro, entre una computadora y otra, pero ese protocolo revolucionaría las formas de comunicarse.


Una dirección de email está compuesta de dos partes: la primer parte corresponde al nombre del destinatario. La segunda parte, detrás del arroba, a la máquina, al servidor, donde está alojada la casilla de correo de ese destinatario. Así: juan@computadora1.com significa un email enviado a “Juan” en la “Computadora1.com”. Se podría decir que -trasladándolo a la correspondencia tradicional- la primer parte antes del arroba es la persona a quien está dirigida la carta, mientras que la segunda parte su domicilio. Si enviamos una carta a Juan Gomez de Calle 1 departamento 4, traduciéndolo al email, sería: juangomez@calle1departamento4

La primera dirección de email de la historia es tomlinson@bbn-tenexa Esta dirección, y según el uso que le dio su creador a las arrobas en la informática, significa “Tomlinson” en la (@) máquina “bbn-tenexa”.

Mientras el origen del símbolo está relacionado con las medidas, su forma caligráfica es aún más antigua. En el latín se escribía la conjunción de la A y la D, una casi superpuesta sobre otra, para finalmente derivar en el símbolo actual.

Esta conjunción (ad) da origen al uso del inglés (at), a, en, de, hacia… Mientras que en la península ibérica al mismo tiempo, el símbolo derivaba hacia el uso de medida, por influencia de los árabes.

Si bien en castellano el símbolo es llamado “arroba”, por su origen etimológico del árabe y su significado con la unidad de medida, en inglés se lo llama comúnmente at, principalmente hoy en relación al uso dado en informática. Mientras que en otros idiomas se lo llama con nombres más descriptivos de su dibujo (o de lo que su dibujo parece significar):

a envuelta (a bildua),

a con trompa de elefante (snabel a),

cola de mono (Klammeraffe, coada de maimuta, aapstert),

mono araña (atelo),

caracol (ślimak),

caracol acuático (gol-baeng-i o dalfaengi),

cola de gato (kissanhäntä),

patito (pap’aki),

rosa (gül).


Hoy, además, la @ es utilizada comúnmente para referirse indistintamente a los dos géneros, masculino y femenino, por su apariencia de ser una letra “a” y una letra “o” juntas, una dentro de otra.

referencia